manzanafrita

COCINA Y OTRAS CURIOSIDADES

Buscar este blog

viernes, 5 de diciembre de 2014

Pato y castañas

Dado que los viajes son una fuente de sabiduría, en mi último viaje  he disfrutado del confit de pato y he elaborado esta receta a partir de esa materia prima y algunos ingredientes más.  Este plato es una mezcla de sabores y culturas: el pato de Francia y los pimientos en conserva de León y la castaña y patata de Galicia. Se trata de un plato especial, no para todos los días; yo incluso diría para una celebración ya que es laborioso y calórico.









Lo que necesitamos para dos personas


  • un muslo de pato confitado
  • dos patatas cocidas 
  • unas 15 castañas cocidas
  • pimiento morrón en conserva


Forma de hacerlo

El pato aunque no es muy común aquí se puede encontrar enlatado en algún centro comercial.
Las patatas
Las cocemos en agua con  un pizco de sal hasta que estén tiernas. Después las chafamos con un tenedor  y añadimos sal de trufa y aceite de oliva virgen.
Las castañas
Las castañas son las que nos dan más trabajo: las cocemos en olla rápida con un pizco de sal y luego viene lo más difícil, pelarlas. Después las chafamos con un tenedor y añadimos un poquito de grasa del confit de pato y un poco de líquido de asar los pimientos. Probamos hasta que el sabor y la consistencia quede a nuestro gusto.
El pimiento ya lo tenemos preparado previamente, por lo tanto lo cortamos como nos interese  y reservamos.

El último paso consiste en montar el plato como más nos guste. Yo he elegido un aro redondo, pero depende de lo que cada persona desee.
Finalmente, he colocado una yema de huevo levemente cocida, aunque estaría mucho mejor cruda con un poquito de pimentón picante sobre ella.
Probad vosotros y decidid qué os gusta más.




 

viernes, 21 de noviembre de 2014

Caldo de invierno

Uno de mis platos favoritos cuando llega el frío.Caldo gallego a mi manera.







Lo que necesitamos (para 4 personas)


  • Unos 300 gramos de costilla salada remojada la noche anterior en agua fría para eliminarle la sal
  • dos puñados de habas
  • dos patatas cortadas en lascas
  • medio repollo rizado o corazón (hoy rizado)
  • un trozo de unto (grasa del interior del cerdo, salada y conservada enrollada). Se encuentra con facilidad en los mercados y tiendas. Aporta un sabor único al caldo. Debe echarse una cantidad como una nuez.
  • agua 
  • dos o tres cucharadas de aceite de oliva


Forma de hacerlo

Pones a cocer en agua fría la costilla desalada, el unto y las habas remojadas. Dejamos que hiervan y bajamos el fuego al mínimo una hora y media aproximadamente. En ese momento añadimos la patata troceada, la verdura, el aceite y dejamos otra hora aproximadamente hasta que esté todo muy tierno. Rectificamos de sal o aceite y muy importante dejamos reposar. Machacamos algunas habas y patatas para que espese el caldo. Es un plato que gana al día siguiente.  
¡Es tan sencillo! Es de esos platos que necesitamos hacer de vez en cuando
porque los pones a cocer en cazuela a la vista (no olla rápida) y  "casi" te olvidas ...y... ¡ya tienes tu comida lista!

domingo, 2 de noviembre de 2014

Berenjenas rellenas de trompetas de la muerte

Esta receta está muy relacionada con lo que vivimos estos días, la fiesta de Samaín (en Galicia) o Halloween. Lo especial es la utilización de estas setas, trompetas de la muerte (Craterellus cornucopioides), que aparecen en los bosques de planifolios en otoño.
Estas setas son desecadas y posteriormente hidratadas.













Lo que necesitamos (para dos personas)

  • una berenjena grande
  • un trozo de puerro
  • una zanahoria
  • un poco de calabaza
  • un poco de jamón 
  • un puñado de setas (trompetas de la muerte)que hidratamos previamente poniéndolas en agua fría una media hora antes
  • aceite de oliva virgen
  • caldos de pimientos asados
  • caldo de hidratar setas
  • un vaso pequeño de leche entera
  • media cucharada de harina
  • pizca de sal (añadida en la bechamel)
  • pizca de pimienta
  • pizca de macis
  • pizca de nuez moscada
  • tomate
  • queso rallado


Forma de hacerlo
La "bechamel":
Echamos aceite en un cazo o sartén, añadimos media cucharada de harina y dejamos freír, dando vueltas. A continuación agregamos: pimienta molida, sal, macis, nuez moscada y por último los líquidos (agua de hidratar las setas, jugo de pimiento asado, leche entera). Damos vueltas hasta conseguir la consistencia deseada. Reservamos. Retiramos los macis.

La berenjena y su relleno:
Dividimos la berenjena a la mitad y le echamos sal para que suelte el ácido. La dejamos reposar unos veinte  o treinta minutos.
Después lavamos para retirar el ácido y la sal.
Vaciamos su carne y troceamos. Añadimos la zanahoria rallada, la calabaza muy cortada, el puerro igualmente cortado fino.
Colocamos en cada berenjena una cucharada de jamón cortado, las setas previamente troceadas e hidratadas, bien distribuidas y el resto de las verduras. Rociamos con un buen chorro de aceite virgen  y añadimos una salsa "bechamel" especial.
Por último, cubrimos con unas rodajas de tomate finamente picadas y queso rallado.
Ya solo queda meterlas en  el horno, media hora en bandeja mediana, con calor por arriba y por abajo a 200ºC.

Algunas consideraciones: No añado sal a las verduras ya que el jamón ya la aporta. Igualmente la seta intensifica el sabor.
La bechamel podría ser con algo más de harina, así quedaría una capa gruesa por arriba, en lugar de penetrar  todo el líquido. El resultado ha  de ser estupendo para los amantes de la bechamel.
Por cierto, también se puede hacer con algo de mantequilla o cambiar las proporciones de líquidos, incrementando la cantidad de leche.


Esta es mi propuesta para disfrutar de algunas verduras típicas del momento: la calabaza y las setas. ¡Espero que os animéis a hacerlo!

viernes, 3 de octubre de 2014

Arroz con costilla adobada

Este plato es un homenaje a la cocina tradicional, en este caso la cocina de mi madre que de vez en cuando nos hace este sabrosísimo arroz con costilla adobada de cerdo. Se trata de un plato único que intentaré aprender para que se quede en mi cocina. 






También es cierto que esta vez la lumbre de leña  junto con la cazuela de barro han ayudado a  que  este plato  haya sido algo tan especial.



Lo que necesitamos para seis platos


  • 500 gramos de costilla adobada  (se compra ya adobada) y remojada la noche anterior
  • una cebolla
  • una zanahoria
  • un pimiento italiano
  • ajo
  • perejil
  • un pocillo de arroz bomba por persona
  • aceite de oliva
  • agua
  • sal (puede no ser necesaria)


Forma de hacerlo

Una vez remojada la costilla, la lavamos para quitar un poco de pimentón, en el que está conservada. La cocemos en agua hasta que esté tierna. En olla rápida unos 30 minutos. Reservamos.
Echamos en la olla de barro aceite de oliva, las verduras troceadas y toda la costilla cocida con su caldo.
Cuando las verduras están blandas echamos el arroz y dejamos cocer hasta que desaparece el caldo, unos 15 minutos.
Rectificar de sal, aunque recordemos que la costilla adobada ya aporta sal. Después dejamos reposar. 
¡No dejéis de hacer este arroz! 



lunes, 1 de septiembre de 2014

Mermelada de manzana

La falta de tiempo...me ha impedido escribir y compartir alguna receta nueva. 
Aquí va una de reciclaje de manzanas pequeñas y no muy bien parecidas, pero... han sido estupendas para aprovechar en una mermelada que servirá para todo el invierno.








Lo que necesitamos 

  • 745 gramos de manzanas peladas y troceadas
  • 372  de azúcar blanco
  • Un poco de agua (opcional). Depende de lo líquida que se desee la mermelada.Yo no la eché y me quedó un poco espesa.
  • Un palo de canela (opcional)


Una vez que tenemos peladas y troceadas las manzanas así como libres de todas las durezas, las ponemos a cocer lentamente con el agua, azúcar y el palo de canela. 
Vamos revolviendo de vez en cuando para que no se peguen al fondo. Cuando están todas las manzanas convertidas en crema pasaremos a rellenar los botes.
Los botes de cristal han de estar esterilizados. Para ello, ponemos los botes y sus tapas en agua fría y herviremos durante unos 15 minutos. Después de este proceso los rellenamos. Cerramos muy bien y volvemos a hervir al Baño María uno 30 minutos. 

Dejamos enfriar  dentro de la cazuela para evitar que estallen por la diferencia de temperatura. 
Ahora  ya podemos almacenarlos para disfrutarlos cuando queramos.


martes, 1 de julio de 2014

Pastelitos de cabracho con yogur griego

¿Sabéis lo que es aprender por ensayo y error? ¿Y ensayo y acierto? Pues así nació esta receta: No sabía qué hacer con mi yogur griego en la nevera...decidí intentarlo y... ¿cuál fue la sorpresa? El pastel de cabracho más suave que he hecho hasta ahora. ¡Delicioso!







Lo que necesitamos (para 8 pastelillos de cabracho)
  • 200 gramos de cabracho cocido limpio de espinas y piel
  • unos  100, 150 gramos de miga de pan blanco remojada en leche entera de manera que quede bien blandita
  • 1 yogur griego
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • una pizca de sal
  • una pizca de pimienta
  • 4 cucharadas de salsa de tomate casera
  • 2 yemas de huevo
  • 2 claras a punto de nieve, mezcladas al final con cuidado y mimo
Forma de hacerlo
Precalentar el horno a 180º C- 200ºC con calor por abajo. 

Mezclar todos los ingredientes, excepto las claras, batir con la batidora hasta conseguir una mezcla homogénea de color naranja claro.
Ahora añadimos las claras montadas a punto de nieve (recordamos que los huevos no deben estar fríos y que una pizca de bicarbonato ayuda a que monten mejor). Removemos con mucho cuidado con una lengua, por ejemplo.

Preparamos los moldes, yo he utilizado moldes de silicona, que ayudan a sacar después los pastelillos con una forma perfecta. Si no se usan estos moldes, sería necesario aplicar a cada molde aceite o mantequilla para favorecer el desmolde.
Vertemos la masa en los moldes y cocemos al Baño María unos 25 minutos. Debemos pinchar  con un objeto de metal para comprobar que sale limpio, lo que demuestra que está perfectamente cocido.

Al servirlos los acompañamos de una salsa lactonesa o de salsa de pimientos asados.
Lactonesa
Ponemos 100 ml de leche entera en un vaso de batir, añadimos el doble de aceite de girasol, una pizca de sal, una cucharadita de café de mostaza, un poco de limón y colocamos la batidora sin mover en el fondo. Accionamos el botón de esta y no la movemos hasta comprobar que ya ha espesado la mezcla. Después realizamos movimientos ascendentes y descendentes introduciendo aire y logrando una salsa ligera y muy sabrosa.
Como adorno he colocado unos granos de fruta de granada que le aportan color y sabor.
Salsa de pimientos asados





Añadimos un poco de azúcar, bien blanco o moreno, a nuestros pimientos 
aderezados y trituramos con la batidora. La cantidad de azúcar debe ser poca de manera que corrija la  acidez del pimiento, pero que apenas se note.

Ya sé que no es una receta para todos los días, pero también hay días especiales en los que nos apetece algún plato más elaborado y riquísimo como este. 
!Espero que os guste!









viernes, 6 de junio de 2014

Merluza con apio

Sí, sí, apio. ¿Os parece raro? Yo no acostumbro a cocinar con él, solo en caldos, pero tenía ganas de probar verduras diferentes para acompañar a un pescado y me atreví. Pudo haber salido mal, pero no fue así. Realmente descubrí otra manera de hacer un guiso de verduras y pescado que repetiré por su suavidad y lo digestivo que me resultó el plato.






Lo que necesitamos (para dos personas)


  • 400 g de lomos de merluza bien fresca 
  • una cebolla pequeña
  • una rama de apio (un trozo) (acostumbro a tenerlo congelado)
  • una zanahoria
  • un trozo de puerro ( su parte verde, cortada muy fina y larga)
  •  una rama de perejil
  • un diente de ajo
  • un trozo de pimiento rojo cortado fino y largo como si fuesen palillos
  • una pizca de "finas hierbas"
  • aceite de oliva virgen
  • sal

Forma de hacerlo

Ponemos aceite en una sartén o cazuela, cuando esté un poco caliente añadimos la cebolla troceada y pochamos, a continuación el pimiento rojo e igualmente pochamos, la zanahoria, el puerro, el apio, el ajo, el perejil, las finas hierbas, sal y dejamos (tapadas) que se hagan lentamente hasta que estén tiernas.
Por último añadimos el pescado, un poco de sal sobre él y dejamos (tapado) unos minutos hasta que cambie de color y adquiera ese tono blanco ( la clave es no pasarlo de cocción). Unos 5 minutos, aproximadamente. 

Este es uno de mis descubrimientos "trasteando" en la cocina. Espero que os guste.

Nota: las "finas hierbas" es un condimento comprado que recibe ese nombre.



miércoles, 4 de junio de 2014

Bollos preñaos

Un picoteo caliente y con alegría. Ideal para reuniones de amigos compartiendo un buen rato y una "sidrina" como dirían en Asturias, de donde parte este "invento culinario".













Lo que necesitamos

  • 250 g de harina de fuerza
  • 125 de agua tibia 
  • 12, 5 de levadura prensada de panadero
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharada de aceite de oliva 
  • 1/2 huevo batido


Relleno 

  • chorizo
  • o queso con jamón


Forma de hacerlo

Ponemos todos los ingredientes líquidos en un bol, después casi toda  la harina 
(dejamos una parte para ir añadiendo hasta que nos quede la consistencia deseada). Amasamos, introduciendo aire pues es masa de pan, y dejamos reposar hasta que duplique su volumen.
Después formamos un churro grueso y cortamos trozos pequeños que estiramos con las manos o un rodillo, colocamos en su interior la rodaja de chorizo o el queso con jamón y cerramos formando un atadillo redondo.
Colocamos en el horno sobre papel y horneamos a 220ºC una media hora a altura mediana.
Recomiendo comer caliente, tienden a endurecer.

Nota. He probado a hacerlos con algo de leche y mantequilla, endurecen menos pero no recuerdan al pan.

miércoles, 21 de mayo de 2014

Risotto de espárragos verdes

Un riquísimo plato de arroz cremoso. No dejéis de probarlo por lo fácil, rápido y sabroso que es.





Lo que necesitamos (para dos platos)


  • un manojo de espárragos verdes
  • una taza de té de arroz bomba
  • aceite
  • 1/2 litro aproximadamente de caldo de verduras  (de puerro, alcachofa y la parte dura del espárrago)
  • cebolla
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • sal
  • una cucharadita de mantequilla (opcional)
  • una cucharadita de queso rallado (opcional)


Forma de hacerlo
Preparamos previamente el caldo de verduras. En una olla rápida aprovechando hojas verdes de  puerro, una alcachofa  o dos y la parte verde que le quitamos al espárrago, un poco de sal y unas gotas de aceite, así lo tenemos preparado en un momento. 

Los espárragos, los lavamos, les quitamos la parte dura (es un punto en el que parten con una mínima presión) y los hacemos a la plancha hasta que estén tiernos.

El arroz
Echamos aceite de oliva virgen en una cazuela, dos cucharadas de cebolla picada  y sofreímos  un poco. A continuación echamos medio vaso de vino blanco y el arroz. Revolvemos con una cuchara de madera y comenzamos a añadir el caldo reservado de verduras bien caliente. Seguimos revolviendo y añadiendo caldo hasta que esté casi hecho. En este momento añadimos los espárragos ya preparados, la mantequilla y continuamos dando vueltas. Al final agregamos un poco de queso rallado.

¡Debemos comerlo caliente!

Nota: Aprovechad caldos de verduras  que os resulten ricos y congelad, así será más rápido este plato u otros en los que tengáis que enriquecer su sabor.




domingo, 11 de mayo de 2014

Empanada de verduras

Tenía muchas ganas de intentar una empanada de verduras y por fin llegó el momento. ¿Por qué no la hacía antes? Pues bien, no es un alimento light, da trabajo, buscaba un pan suave y con poca grasa en el interior y... en otros intentos no lo había conseguido. Pero... siempre hay solución... y creo que por fin di con ella.
He logrado una empanada que no es grasienta, el pan tiene mucho sabor y es suficientemente blando ( al día siguiente) y con el paso de las horas aún gana más sabor. Creo que es una idea estupenda para ir de campo o lo que se le ocurra a cada uno.







Lo que necesitamos
Para la masa
  • 250 g de harina
  • 90 g de cerveza
  • 90 g de vino blanco
  • 57 g de aceite de girasol
  • una cucharadita de pimentón dulce 
  • media cucharadita de sal
  • un huevo para pintar la masa al final (opcional)

Forma de hacerlo
Mezclamos los líquidos  con el pimentón  y la sal en un bol, revolvemos. Añadimos la harina mezclamos hasta unir todos los ingredientes y formar una bola de masa.
Trabajamos en la encimera hasta obtener una masa lisa, elástica. Vamos a necesitar más harina en este proceso, por lo que la debemos tenerla a mano, para espolvorear todo lo que nos pida la masa. La queremos elástica pero que no se pegue a nuestras manos.
Dejamos reposar, para después poder estirarla bien sin que encoja. Personalmente me llevó unos cuarenta minutos y ya estaba lista.

Lo que necesitamos
Para el relleno
  • 1 berenjena
  • 1 calabacín
  • 1 cabolla o cebolleta
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • aceite de oliva
  • sal
Forma de hacerlo

Ponemos un poco de aceite de oliva en una cazuela, sofreímos la cebolla, a continuación echamos los pimientos, la berenjena, el calabacín, la sal, dejando que todas estas verduras se hagan lentamente en su propio jugo. Recomiendo darles un golpe de calor fuerte al final para evaporar el agua que van soltando en la cocción. No nos interesa exceso de líquido para rellenar una empanada, sabemos que tiende a salirse.
Dejamos enfriar. Estas verduras sí que interesa tenerlas preparadas el día anterior.

Todo listo: ahora dividimos la masa casi a la mitad, dejando la parte más grande para la base. Estiramos sobre papel de hornear, con un rodillo, dejando la masa bien fina. Colocamos el relleno, al que también le añadimos un poco de tomate casero, y procedemos a colocar la otra capa que ya tenemos estirada sobre otro papel de cocina. Sellamos bien los bordes, pintamos con huevo (yo no lo hice y como veréis no quedó pálida, es más, la empañada tenía un color rojito magnífico de pimentón.

Horneamos en la placa central del horno, con fuego por arriba y por abajo, a 190ºC entre 50 ó 65 minutos, dependerá de cada horno.

¡El resultado ha sido excelente! 

Al día siguiente aún está más jugosa que recién sacada del horno.

La idea parte de Albahaca y Canela, modificando cantidades y alguna otra cosilla.
Algunas consideraciones
Estirar la masa sobre papel de horno nos ayuda a manejar esta con soltura, os lo recomiendo. 
Otra cosa... dejad un agujero central en la empanada para que salga el vapor que se forma al hornear.


domingo, 27 de abril de 2014

Quiche de brécol y nueces

Animaros a hacer este plato que combina varios ingredientes (verduras, frutos secos, queso, huevo...). Además, sirve para comer o cenar... e incluso para ir de campo.




 Lo que necesitamos (para unas cuatro raciones)

Para la masa

  • 100 g de harina
  • una pizca de sal
  • unos 35 ml de agua ( hay que observar la consistencia del amasado)
  • 25 g de margarina  o de aceite de oliva


Para el interior

  • 2 huevos
  • 100 ml de nata o leche ( yo eché leche)
  • 1 rama de brécol previamente hervida y fría
  • un buen puñado de nueces partidas de forma tosca
  • unos trozos de queso suave y blando,  que no  sea curado (que se funda bien)
  • sal
  • pimienta 
  • nuez moscada


Forma de hacerlo
La masa
Se pone la harina en un bol y se echa la sal, la margarina fría y el agua fría. Se amasa con la mano hasta conseguir una textura homogénea ( no es necesario amasar mucho), se hace una bola y se coloca tapada con plástico de cocina en la nevera una media hora o más (para que se relaje la masa).
Pasado este tiempo, echamos harina sobre una superficie limpia y lisa. Extendemos la masa con un rodillo hasta tener unos 3 mm más o menos.
Se coloca sobre una fuente baja de horno, se pincha su base con un tenedor ( para que no suba) y se cuece a 180º C o unos 15 minutos ( ya la tuve 20 minutos). Reservamos.

Para el interior

Batimos los dos huevos y le añadimos la leche o nata. Mezclamos bien y añadimos pimienta molida y nuez moscada. A continuación mezclamos con esta crema  el brécol troceado, las nueces colocadas sobre la superficie, los trozos de queso y lo vertemos en el interior de nuestra base de masa quebrada previamente cocinada. Por último,   al horno a 200º C unos 30 minutos (recordad que hay que pinchar el contenido y hasta que no salga ese pincho limpio no está hecha). A mí me llevó 40 minutos.
Algunas consideraciones.
Si queréis una masa más sabrosa poned mantequilla.
Si os apetece un sabor más fuerte intentad con otro queso que lo incremente.

¡Espero que os guste!


viernes, 11 de abril de 2014

Smoothie de fresa

Aprovechemos productos de temporada. En estos momentos no debemos perdernos las fresas que están en su momento óptimo.
Mi propuesta con las fresas es hacer un batido con naranja, todo natural sin azúcar. Los "smoothies"  o batidos puedes mezclados con leche, azúcar, edulcorantes...,  pero si los tomamos mezclando frutas o incluso verduras aprovechamos todas sus excelentes propiedades.





Lo que necesitamos para un vaso de smoothie o batido

  • el zumo de una naranja pequeña o media naranja grande
  • 6 fresones

Forma de hacerlo

Hacemos el zumo de naranja, lavamos los fresones y los partimos; ponemos todo en un vaso mezclador y aplicamos la batidora. 
Receta de unos segundos. ¿Quién puede negarse a comer frutas así de rápido?

lunes, 7 de abril de 2014

Caldereta de repollo y carne

Hoy comparto con vosotros un plato muy sencillo y rápido: Caldereta de repollo y carne de ternera. Cocido en olla rápida.






Lo que necesitamos (para 4 personas)
  • 1/2 kg de carne de ternera de guisar
  • Medio repollo rizado o uno entero según el tamaño
  • cuatro cebollas pequeñas
  • cuatro patatas pequeñas o dos más grandes, la cuestión es una por persona
  • dos zanahorias
  • sal
  • 4 dientes de ajo
  • una pizca de pimienta
  • aceite de oliva  virgen
  • una cucharadita de cominos
  • un vaso de vino blanco
Forma de hacerlo

Calentamos bien el aceite, rehogamos la carne troceada en trozos grandes, con los ajos sin pelar, las cebollas enteras sin piel, sal y pimienta. Añadimos el vino blanco y cocemos hasta que esté tierna.
Abrimos la olla y añadimos el repollo partido en cuatro trozos grandes, las zanahorias y las patatas,  junto con los cominos. Volvemos a cocer hasta que esté tierno. 
!Listo para comer! 







sábado, 22 de febrero de 2014

Magdalenas de nata

¿Qué mejor cosa que disfrutar de unas magdalenas recién hechas en casa? Bueno, sí, acompañadas por un buen vaso de leche o café.












Lo que necesitamos


  • 2 huevos
  • 125 gramos de azúcar
  • 180 gramos de harina de fuerza (o integral, o harina fina...)
  • medio sobre de levadura Royal
  • 125 gramos de aceite suave de oliva (o girasol). (Si se quieren con menos grasa 100 gramos)
  • 50 gramos de nata.(Si se quieren con menos grasa, la cambiamos por leche)
  • Piel rallada  de un  limón o naranja. (Yo añadí naranja)

Forma de hacerlo
Batir el azúcar con los huevos ( con robot de cocina) hasta conseguir una crema blanquecina y espesa.
Después añadimos el aceite, nata o leche y la ralladura de limón o naranja. Los líquidos los añadimos despacio, dando tiempo a integrase en la masa de forma lenta. 
Por último, añadimos la harina tamizada con la levadura y poco a poco. En este punto del proceso ya no es necesario batir tanto, solo hasta integrar bien los ingredientes sólidos.
Dejamos reposar la masa 10 minutos y rellenamos los moldes de papel en sus 2/3 partes. Y muy importante, colocamos  estos moldes de papel dentro de moldes de aluminio (los de hacer flanes individuales) o cerámica, si queremos que suban mejor. 
Echamos abundante azúcar sobre cada magdalena (opcional). 
Con el horno precalentado  a unos 210º  y después bajamos a 200º ó 180º C colocamos nuestras magdalenas sobre la bandeja en posición mediana, calor por abajo; al final pondremos calor por arriba para dorar un poco.
Horneamos unos 20 minutos.

La fuente de esta receta ha sido María Lunarillos.

Nota: Yo he probado a mezclar las tres harinas, con mayor proporción de la de fuerza y el resultado también es interesante; aunque suben más con la harina de fuerza.
Espero que os animéis a hacerlas. Las disfrutaréis.


lunes, 17 de febrero de 2014

Ensalada de pasta con brécol y salmón

Hoy os voy a contar otra forma de utilizar el salmón marinado para un plato sano y rápido.
Cosiste en la combinación de pasta, brécol y salmón. Es tan rápido de hacer como práctico; puede ser una cena o comida. Resulta ligero y digestivo. 









Lo que necesitamos (para dos personas)
  • Una taza de té de pasta
  • 1/2 rama de brécol 
  • un trozo de salmón marinado, laminado muy fino
  • aceite
  • sal
  • limón 
  • pimienta
  • tres anchoas en conserva (pocas, porque pueden añadir demasiada sal y sabor). Pueden suprimirse.

Forma de hacerlo
La pasta, la echamos en agua hirviendo con un poco de sal y unas gotas de aceite, hasta que esté cocida, dependiendo de las indicaciones del paquete. En este caso elegí pasta de tres colores, pero podéis elegir la que queráis.
El brécol lo cocemos en agua hirviendo con una pizca de sal, unos 15 minutos, cuidando que no se deshaga. Reparamos algunos ramilletes y los colocamos sobre las pasta una vez cocida y bien escurrida.
El salmón bien laminado. Os pongo un enlace, que os indica cómo  hacerlo. Yo lo hice hace más de un mes, después lo congelé; con lo cual solo tuve que descongelarlo la noche previa.
La vinagreta, es muy sencilla: batimos el aceite, junto con limón, sal y pimienta. Rociamos sobre nuestra ensalada y...
¡Lista para disfrutarla!


miércoles, 12 de febrero de 2014

Salmón marinado

Esta forma de conservar el salmón durante un tiempo más largo para usarlo en canapés o ensaladas es muy útil.


Ya conocéis mi afición por la masa choux. Este "bocadito" de salmón está hecho sobre esa masa.





Aquí  podéis observarlo en proceso de marinar.










Lo que necesitamos

  • un trozo de lomo de salmón (unos 700 gramos)
  • la misma cantidad de sal que de azúcar (una taza  de desayuno de cada uno)
  • eneldo
  • pimienta




Forma de hacerlo

Quitamos la espina central del salmón, le dejamos la piel.
Echamos una gruesa capa de sal, azúcar, aromatizados con eneldo y pimienta. Sobre esta capa colocamos el salmón con la piel para abajo y volvemos a cubrir con otra capa de sal, azúcar, eneldo y pimienta dejando todo el pescado bien cubierto. Colocamos un peso sobre él y metemos en la nevera. Durante 48 - 72 horas, hasta que comprobamos que ha disminuido su volumen y su aspecto es de pescado algo más seco y brillante. En este tiempo observamos que se genera un líquido viscoso que debemos ir retirando. La cuestión es que quede una pieza de proteína un poco seca al  perder grasa y agua.  Observamos que disminuye bastante su volumen.


Después de esto, se puede consumir cortando unas finas láminas de salmón, para usarlas como queráis: en canapés, en ensaladas, acompañando a pasta...
Resiste en nevera unos 7 - 10 días. Pero lo más interesante es que puedes congelar las piezas tratadas y utilizarlas posteriormente.

martes, 28 de enero de 2014

Potaje de habas (tolosanas)

Muchas veces deseamos hacer una comida fácil de elaborar,  aunque nos lleve tiempo su cocción. Especialmente ahora que el frío nos paraliza ¡Qué bien nos viene un plato caliente!
Este es un plato tradicional y muy reconfortante.



En la siguiente imagen podéis ver algunas de las muchísimas variedades de habas o alubias que podemos encontrar en los mercados españoles.








Lo que necesitamos (para dos personas)
Un pocillo o tacita de café de habas que remojamos en agua fría la noche previa.
Agua fría para la cocción y chorritos de agua fría para "asustarlas" a los largo de la cocción.

Un trozo de:

  • tocino veteado o panceta
  • chorizo 
  • morcilla de Burgos con arroz
  • perejil
  • zanahoria
  • puerro
  • cebolla
  • pimiento
un diente de ajo 
un poco de sal


Forma de hacerlo
Se pone todo a cocer en agua fría. Primero dejamos hervir y después bajamos el fuego al mínimo. Hasta que estén tiernas (2 ó 3 horas). Importante: asustar las habas de vez en cuando, unas tres veces, con agua fría para que la piel resulte más suave. Añadimos sal al final.

Algunas consideraciones

Me diréis, tardan mucho en cocer. Vale, pero este plato es muy práctico y además está más rico al día siguiente, una vez que ha enfriado ya que su caldo espesa y tiene más sabor. 

Truco: si no cuecen bien por ser algo viejas las habas, se puede añadir una pizca de bicarbonato en el remojo, veréis como mejoran.

También se pueden cocinar solo con las verduras, en ese caso añadimos una cucharada de aceite por persona. De esta forma son más saludables y también están muy buenas. Si añadimos un chorrito de vinagre al final, les aporta un toque más fresco.
Puede ser plato único...¿qué más queremos?





miércoles, 22 de enero de 2014

Pan blanco para mini bocadillos de cebolla, pimiento y anchoa

Y seguimos con la magia del pan... Hoy toca intentar un pan blanco para hacer unos mini bocadillos. El resultado...¡riquísimos!.
Me guié por Punto de Nieve











Lo que necesitamos (para 4 bollitos)

  • 250 g de harina blanca de trigo (200 de harina normal y los 50 de harina de fuerza). ¿Por qué esto? Pues después de consultar muchas páginas de gente que hace pan, comentan que la harina de fuerza tiene mucho gluten que ayuda a que crezca mejor, entre otros beneficios.
  • 150 g de agua 
  • 5 gramos de levadura de panadería ( os pongo un enlace sobre levaduras que me parece interesante)
  • 4 gramos de sal

Forma de hacerlo
Tamizamos la harina.
Disolvemos la levadura en agua levemente templada. Añadimos esto  a la harina y mezclamos bien. Después añadimos la sal.

Amasé introduciendo aire (intentando tipo Bertinet). De vez en cuando apliqué aceite de oliva a mis manos para favorecer la fase del amasado. Asimismo, unté el recipiente con un mínimo de aceite para colocar la masa en la fase de reposo. Cuando la masa estaba elástica formé una bola, la tapé con una paño de algodón y la dejé levar varias horas (unas 4 horas).  Duplicó su volumen.

Después, amasé un poco, quitando aire, hice las cuatro bolas de masa, las coloqué sobre la placa del horno tapadas y dejé levar otras 3 horas ( es un tiempo aproximado, tiene que duplicar su tamaño). A continuación les di un pequeño corte con un cuchillo y la horno.

El horno debe estar precalentado a 250 ºC (calor por arriba y por abajo), en la bandeja en posición mediana y con una bandeja de agua en la parte baja para que cree una buena corteza.
El tiempo de horno ha sido 15 minutos con el agua abajo, después retiré el agua y al observar que las piezas de pan se separaban del fondo con facilidad decidí aplicarles calor solo por arriba para darles color. Y el resultado fue estupendo.
¡Os animo a que lo intentéis!

Algunas consideraciones: aquí os dejo un enlace para aprender más cosas sobre pan. Si como yo, estáis interesados en este mundo, en el que comienzo mi andadura, os será de gran utilidad.
Nota: He editado la receta después de una segunda experiencia. Certificando el primer resultado. Las proporciones son adecuadas para 4 panecillos.



sábado, 18 de enero de 2014

Pan de atún

A este plato se le da el nombre de pan de atún. Es originario de la cocina francesa, pero yo lo he adaptado un poco a mis ingredientes. 








En el interior podéis observar trocitos de cebollino, atún, granos de mostaza...



Lo que necesitamos (estas cantidades serían para 6 personas aproximadamente)


  • 320 gramos de atún en aceite (y parte de su aceite)
  • 140 g de queso fresco (tipo Burgos)
  • 4 huevos
  • 50 g de harina
  • 1 cucharada de mostaza en grano
  • 1 cucharada de cebollino bien picado
  • una pizca de pimentón picante
  • 10 g de mantequilla para preparar el molde 
  • sal


Forma de hacerlo
Precalentamos el horno a 180ºC. Preparamos el molde  o moldes extendiendo algo de mantequilla por las paredes para que no se pegue. 
Mezclamos todos los ingredientes con batidora. Primero los líquidos, seguidos de la mostaza, el pimentón y la sal (yo no eché sal, debido a que el atún es de lata y ya lleva sal), a continuación la harina y  finalmente el cebollino revolviendo con una cuchara.
Vertemos la mezcla y cocemos, situando el molde en la placa central.
Después de unos 45 minutos estará listo. Debemos  pincharlo con un palillo para comprobar que está cocido.
Dejamos enfriar, desmoldamos y lo podemos acompañar con una buena ensalada.

Algunas consideraciones
Como podéis ver, en esta ocasión yo utilicé moldes individuales y las cantidades que os propongo son para un molde rectangular tipo cake.
Considero que hay que comerlo pronto, de lo contrario pierde bastante.

viernes, 10 de enero de 2014

Croquetas de morcilla de Burgos con salsa de mostaza

Estas croquetas son cremosas y con mucho sabor, el que le aporta la morcilla de Burgos. Si este plato lo sirves acompañado con la salsa fría de mostaza, el contraste resulta estupendo.



Recomiendo comer las croquetas con ensalada sin aliño, para compensar las calorías.



Aquí podéis ver que las acompaño también con unos nachos de Morcilla Suprema de Burgos (no son hechos por mí, sino comprados en Burgos). Son muy originales y muy ricos. Una de las ideas geniales de una española (Isabel Álvarez Ribes). 


Lo que necesitamos (para unas 34 croquetas)
Para la croqueta
  • 1 morcilla de Burgos de unos 300 gramos
  • dos cucharadas de harina bien colmadas
  • aceite de oliva virgen ( tres cucharadas, aproximadamente)
  • pimienta
  • sal
  • nuez moscada
  •  unos 600-700 ml de leche entera 
  • una cucharada de mantequilla, rasa
  • pan rallado 
  • huevo batido

Para la salsa
  • mayonesa (huevo, sal, aceite de oliva suave, vinagre)
  • una cucharada de postre de mostaza
Forma de hacer las croquetas
Echamos el aceite en una sartén, calentamos ligeramente  y freímos la harina, dándole vueltas hasta que se integre totalmente con el aceite, así perderá el sabor a cruda. Después añadimos la leche poco a poco y sin dejar de revolver. A continuación añadimos sal, pimienta y nuez moscada, la cucharada de mantequilla y por último la morcilla troceada. 
No he puesto cantidades exactas de leche y harina ya que lo hago a ojo, pero es importante que la masa sea cremosa. Podemos rectificar con un poco más de leche. 
Dejamos enfriar.
Pasada una hora más o menos, cuando la masa ha enfriado, les damos forma, yo las haga de tamaño de una cuchara de sopa. Después envolvemos las croquetas en huevo batido y en pan rallado. 
Freímos en abundante aceite, a temperatura alta, se trata de dorarlas pues la masa interior está cocinada y colocamos sobre papel de cocina para que pierdan un poco de aceite.
La mayonesa casera es muy fácil: echamos en un vaso de batir el huevo, la sal, aceite. Batimos sin mover la batidora y cuando vemos que comienza a espesar, realizamos movimientos ascendentes y descendentes. En este momento añadimos algo más de aceite en forma de hilo hasta conseguir el espesor deseado. Finalmente añadimos vinagre.
Para formar la salsa de mostaza, a la mayonesa que acabamos de hacer le añadimos un cucharada de postre de mostaza y revolvemos.


¡Listas! Un plato para dar sabor a la vida.