manzanafrita

COCINA Y OTRAS CURIOSIDADES

Buscar este blog

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Tronco de Navidad

Casi no tengo palabras, sencillamente, ¡no dejéis de probar y compartir este tronco de Navidad! 











Lo que necesitamos
Para el bizcocho

  • 2 huevos
  • 60 gramos de harina fina
  • 60 gramos de azúcar
  • una pizca de sal
  • 1/4 de cuchara de café de bicarbonato

Forma de hacerlo
Precalentar el horno, con fuego arriba y abajo a 160ºC.
Batir con batidora de varillas los huevos con el azúcar hasta que quede blanco, duplicará su volumen. 
Añadir la harina con la sal y el bicarbonato (previamente tamizados)unimos con movimientos envolventes con una lengua, para que no baje su volumen y quede esponjoso.
Colocamos papel de horno con mantiquilla sobre la bandeja y extendemos una capa en forma de rectángulo lo más uniforme posible y delgada, 1  cm aproximadamente. Cocer durante 10-12 minutos. Queda un bizcocho blandito. Sacamos y le damos la vuelta sobre otro papel de horno y sobre un paño limpio. Lo enrollamos con el paño y los dejamos enfriar. Es necesario enrollar para  que después no rompa.
Después de frío, lo volveremos a extender y aplicamos una capa de crema por todo el rectángulo de 1 cm.
Para la crema

  • 500 ml de leche entera
  • 4 cucharadas bien colmadas de azúcar
  • una rama de vainilla para dar sabor
  • 2 yemas de huevo
  • dos cucharadas colmadas de maizena

Forma de hacerla
Ponemos a calentar en un cazo la leche con el azúcar y la vaina de vainilla. A parte, mezclamos las yemas de huevo, la maizena disolviendo muy bien para que no queden grumos. Cuando la leche comienza a hervir se añade poco a poco la mezcla de espesantes, damos vueltas sin parar hasta ver que espesa. Retiramos, tapamos con un plástico de cocina transparente para que no se forme corteza en la crema y reservamos hasta que enfríe.
Después aplicaremos sobre la plancha de bizcocho estirada.
Enrollamos de nuevo el bizcocho, ahora relleno de crema, cortamos los bordes feos y decoramos con chocolate. 
Para decorar

  • una tableta de chocolate  al 70% de cacao
  • 50 g de mantequilla

Forma de hacerlo
Ponemos al baño María el chocolate troceado de forma gruesa, no es necesario más pequeño, con la mantequilla. Damos vueltas hasta conseguir una mezcla homogénea  y ya está preparado para ser la corteza del tronco.
Aplicamos una capa fina, estiramos con la lengua (por cierto, uno de los artilugios de cocina que más me gustan: el mejor para rebañar y estirar masas o cremas). Hacemos líneas con un tenedor para simular la corteza. Dejamos enfriar y a compartir.
Algunas consideraciones
Los huevos son de chocolate.
Edito esta entrada: para cubrir de chocolate un tronco de este tamaño sería suficiente  con 100 gramos (media tableta) de chocolate negro y 25 gramos de mantequilla.


¡Feliz Navidad!

martes, 10 de diciembre de 2013

Trufas de higo

Hoy vamos a probar unas trufas amargas pero introduciéndoles un fruto desecado y dulce, el higo. Pero, no puedo resistir la tentación de repetir otras trufas hechas anteriormente (os pongo un enlace aquí), con el fin de hacer juego de sabores.



Siempre aprovecho para hacer varias clases de trufas.





Lo que necesitamos (24 trufas)


  • 100 gramos de chocolate 70% de cacao
  • 50 gramos de mantequilla
  • 100 ml de nata líquida 35% materia grasa.


Forma de hacerlo
la masa
Ponemos al baño María el chocolate con la mantequilla hasta derretirlo. Después añadimos la nata dándole vueltas hasta integrarla bien.
Repartimos la masa anterior en tres cuencos y añadimos a cada uno una cuchara de postre de brandy. Mezclamos bien y añadimos muy troceado:
  • dos cucharadas de piel de naranja confitada
  • dos cucharadas de higo seco troceado
  • una cuchara de postre de jengibre ( de este menos ya que da mucho sabor)

Se mezcla bien, se deja enfriar en nevera o en congelador, hasta que tenga una consistencia manejable. Se forman bolas con las manos y se rebozan con fideos de chocolate (Valor) o con cacao amargo.
Se guardan en nevera y ¡ a disfrutar! 
Es un postre blandito que pueden comer tanto pequeños como mayores.









jueves, 5 de diciembre de 2013

Galletas de nuez

Estas son unas pequeñas galletas muy sencillas en las que el sabor a nuez predomina sobre todo lo demás.





No salieron solamente dos... alguna más...





Lo que necesitamos (para unas diez galletitas)

  • 100 gramos de nuez seca y molida
  • 1 clara de huevo sin batir
  • 1 cucharada de miel
  • 3-4 cucharadas de nuez machacada de forma basta
  • un huevo batido para dar color
  • un puñado de almendra natural laminada para adornar


Forma de hacerlas
Trituramos con un molinillo eléctrico la nuez. Debe estar seca, de lo contrario se forma una pasta húmeda difícil de moler.
Mezclamos con la clara de huevo y  la miel. Revolvemos mezclando todos los ingredientes y enfriamos en el congelador hasta que endurezca (una hora aproximadamente).
Precalentamos el horno a 180ºC
Después de comprobar que la masa se puede manejar, formamos bolas pequeñas, las rebozamos en nuez basta y clavamos sobre ellas algunas almendras. Por último, aplicamos un poco de huevo batido.
Colocamos sobre papel de horno, separadas ( se extienden con el calor y quedan planas) y horneamos a 180ºC durante unos 15 minutos en la bandeja en posición mediana. Al final la subimos para dorar un poco por arriba, unos minutos solamente.
¡Espero que os gusten!

lunes, 2 de diciembre de 2013

Costillas de cerdo con mostaza al horno

Este es un plato muy sabroso. No para hacer muy a menudo, pero... de vez en cuando ¿por qué no?
Aunque tiene bastante grasa si lo combinamos con una verdura lograremos aligerarlo un poco; por eso os lo presento con acompañamiento de verduras (repollo corazón, zanahoria y nabo).





Lo que necesitamos (esta cantidad es para dos personas)


  • 600 ó 700 gramos de costilla de cerdo (en este caso es cerdo criado con castañas)
  • 2 cucharadas de mostaza en grano 
  • sal
  • aceite de oliva virgen
  •  1 vaso de vino blanco seco
  • un poco de agua
  • 1/2 repollo corazón
  • 1 zanahoria
  • 1 nabo
  • unas ramas de cebollino para adornar

Forma de hacer la costilla
La noche previa aderezamos la costilla entera con sal, mostaza, aceite, vino blanco.
A la mañana siguiente la metemos en el horno ha 180ºC, bandeja en posición baja al principio, al final la subiremos para dorar el asado. El tiempo puede ser una hora y media, aproximadamente. En el proceso del asado, comprobaremos que no se seque, podemos añadir un poquito de agua y regaremos la carne con el líquido de vez en cuando.
El punto óptimo de asado es cuando la costilla esté tierna al pincharla con un tenedor y la salsa tenga un aspecto un poco espeso.
Reservamos. Más tarde al servirla la trocearemos siguiendo el hueso de la costilla.
Forma de hacer la verdura
Lavar y trocear el repollo. La zanahoria y el nabo lavar y raspar la piel.
A continuación cocer en olla rápida, con agua y sal.(El tiempo dependerá de la olla).  El nabo dejarlo en trozos gruesos, para utilizarlo como decoración.
En una sartén, echar aceite de oliva virgen, sofreír la verdura y la zanahoria. Reservar.
En otra sartén echar un poquito de aceite y cuando esté bien caliente dorar un poco el nabo.
Solo queda montar el plato como más os apetezca y listo para disfrutar.

¡Espero que os guste!




viernes, 29 de noviembre de 2013

Pan de avena

Siguiendo con mi aventura de hacer pan, ahora tocó al pan de avena. He consultado varias recetas, hay mucha gente que lo hace, lo tenía difícil, pero los ingredientes que tenía en casa fueron los que me hicieron decidirme por esta receta modificando algo, tanto los ingredientes encontrados como las cantidades.













Lo que necesitamos


  • 1 taza de harina de avena (150 g)
  • 1 taza de harina de trigo integral (160 gramos)
  • 15 g de levadura de panadería, aproximadamente
  • 150 ml de agua templada
  • 1 cucharada de miel
  • 1 huevo pequeño
  • 30 g de aceite de oliva
  • 1/2 cucharadita de sal


Forma de hacerlo

Se mezclan las dos harinas y la levadura deshaciéndola con las manos, limpias claro está.
Cuando están bien mezclados los ingredientes anteriores pasamos a introducir los líquidos ( huevo, miel, agua, aceite) y la sal. Removemos muy bien y vemos que queda una masa pringosa, pero no pasa nada...debe quedar así (esto lo aprendí con el vídeo de Iban Yarza, un experto en panes). Dejamos reposar 15 minutos tapado con un paño limpio de algodón.
Pasado este primer reposo, preparamos la mesa de amasado con un poco de harina y nos disponemos a amasar, de forma que vaya cogiendo aire en el interior. Cuando la masa está elástica formamos una bola y vemos que su superficie es lisa. Ya está. 
Preparamos un molde alargado engrasado con un poco de aceite de oliva e introducimos la masa en él, adaptándola al recipiente y adornándola con una semillas de avena.
Tapamos de nuevo y dejamos reposar  hasta  que duplique su volumen. Tarda entre una o dos horas. El lugar ha de ser cálido para que este proceso de fermentación sea más rápido.

Precalentamos el horno a 250ºC con una bandeja de agua en la parte baja, para crear un ambiente húmedo. Bajamos a 180 º C aproximadamente, en placa intermedia con calor por arriba y por abajo. Dejamos cocer entre 40 ó 45 minutos. 
Sacamos cuando comprobamos que suena a hueco. Dejamos enfriar y ya tenemos listo un pan sano que podremos combinar con dulce para un desayuno, como la miel que os he presentado o con salado. 

Si me decís ¿ha sido difícil? Os diré que no...hasta el punto que continuaré investigando otros panes... pues es un mundo apasionante.

Algunas consideraciones
Su textura es diferente  a lo que entendemos por un pan con una miga esponjosa y un poco húmeda. La miga de este pan es más arenosa y seca. Se endurece antes que otros panes.

Cierto, no ha sido difícil hacerlo, pero...creo que se puede mejorar. 



martes, 26 de noviembre de 2013

Lombarda con manzana frita, morcilla y tocino veteado

Hoy vamos a cocinar una verdura de invierno, la lombarda, acompañada por manzana frita para darle el toque delicado. Además,  por una morcilla asturiana y tocino veteado para aportarle fuerza y sabor.







Lo que necesitamos (para dos personas)


  • 1/2 lombarda (entre 350- 400 gramos)
  • 1 manzana reineta
  • 1/2 morcilla asturiana
  • una loncha gruesa de tocino veteado o bacon
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • agua


Forma de hacerlo

En primer lugar troceamos la verdura, la lavamos y la ponemos a cocer en agua con sal hasta que esté tierna ( en mi olla 20 minutos). Escurrimos el caldo y reservamos.
Pelamos la manzana y la cortamos en gajos gruesos. La freímos en un poquito de aceite de oliva a fuego moderado. Reservamos.
Troceamos el tocino  y lo freímos ligeramente en un poco de aceite. Reservamos.
Hacemos rodajas con la morcilla sin quitarle  la piel y la freímos igualmente con poca cantidad de aceite de oliva. Reservamos.

Ahora rehogamos en sartén la lombarda con los restos de aceite de freír la morcilla y el tocino; dejamos que se impregne bien de su sabor. Solo queda presentarla como más nos guste.

Espero que os haya gustado. Es un plato muy fácil de hacer.



viernes, 22 de noviembre de 2013

Ratatouille

La receta de hoy tiene nombre francés "Ratatouille". Este nombre corresponde tanto a una especie de pisto con berenjena y calabacín, principalmente, como al nombre de una película infantil cuyo protagonista es una rata que quiere ser chef. En fin, un nombre sugerente, simpático para una comida sencilla y sana. 

Estas verduras están preparadas al horno.








Estas otras están hechas en una cazuela sobre el fuego, resultan más jugosas. En este caso, os propongo comerlas con un huevo hervido 2 minutos y reposando 5 minutos más, dentro del agua caliente, separado del fuego.


Lo que necesitamos


  • 1 calabacín
  • 1 berenjena
  • 1/2 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • 2 tomates  pera, que se adaptan muy bien a los cortes
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • aceite de oliva
  • sal 
  • agua 
  • una pizca de albahaca 
  • una pizca de pimienta 


Forma de hacerlo
Elegimos las verduras de un tamaño similar para cortarlas en círculos, lo más parecidos posible. Colocamos las verduras en una fuente de horno.  Añadimos sobre ellas la sal, las hierbas, aceite y un poco de agua para que no se sequen demasiado en el horno.
Colocamos  la bandeja de horno en posición media, con calor por abajo y por arriba y cocinamos una media hora; hasta que estén un poco tiernas.

Servimos colocándolas de una manera bonita y... a comer, bien solas o acompañadas de alguna proteína.


Algunas consideraciones
Podemos cambiar las verduras; he visto algunas Ratatouilles con pimiento amarillo, sin el ajo, otras especias como el tomillo...Lo importante  de este plato es su estética, lo sano y práctico que es.
Yo hice otras tantas verduras en cazuela normal y están igualmente ricas, pero algo más jugosas. 
Además, resiste en nevera varios días, por eso os comento lo de práctico. Este plato lo considero como un fondo de "armario", quise decir "nevera".


domingo, 17 de noviembre de 2013

Arroz con leche

Os os voy a contar cómo hago yo el arroz con leche. Es un postre típico de España, especialmente en el norte.
Hay muchas variantes, pero creo que lo fundamental es que quede muy jugoso con una crema blanca que no sea líquida.
La forma tradicional dice que hay que dar vueltas y vueltas con una cuchara de palo hasta que casi se deshaga el arroz y se aprecie solo crema, pero a mí, me gusta ver la crema y también el arroz. Vosotros debéis elegir el punto que más os guste.







Lo que necesitamos (Para dos personas)

  • Una taza de café de arroz bomba (50 gramos)
  • 500 ml - 600ml  de leche entera
  • 3 cucharadas de nata
  • 4 cucharadas de azúcar
  • un palo de canela
  • piel de naranja
  • piel de limón
  • sal
  • agua
  • canela en polvo


Forma de hacerlo

Se pone en una cazuela el arroz con un poco de agua, cubriendo el arroz y un poco de sal; cuando vemos que el agua se agota echamos toda la leche, el palo de canela, el trozo de piel de limón y el trozo de piel de naranja.
Se pone a fuego moderado  y  se va  revolviendo con la cuchara de madera. Observamos como poco a poco espesa ligeramente.
A media cocción se añade la nata y se sigue revolviendo. Cuando ya está espesa se añade el azúcar y aquí, sí que hay que tener cuidado pues tiende a pegarse al fondo con lo que se nos estropearía el postre dándonos un sabor a quemado bastante desagradable.
Se sirve en copas o cualquier otro recipiente de vuestro agrado y se espolvorea canela por arriba.

Os animo a que lo hagáis y lo disfrutéis  tanto como yo; eso sí, en dosis pequeñas.


¡Buen comienzo de semana!

sábado, 16 de noviembre de 2013

Tosta de pan de "centeno con cerveza" casero

Esta receta supuso todo un reto, pero la satisfacción de hacer tu propio pan es enorme y el resultado merece la pena. Para hacer este pan he seguido a La Cuinera, un blog que lo explica con todo detalle.

De esta manera hemos podido disfrutar de un pan tierno varios días. Además, echándole un poco de imaginación podemos obtener unas tostas variadas y riquísimas. Una estupenda cena sin trabajo (después de tener hecho el pan, claro está, jeje...). Está hecho con levadura fresca de panadería. Os pongo un enlace que explica los tipos de levaduras que hay y cómo usarlas.





Como podéis ver queda poco pan, ¿por qué será?
Lo que sí os puedo decir es que aguanta en perfectas condiciones, blandito, varios días.








Lo que necesitamos y forma de hacerlo

En primer lugar, el día anterior preparamos el Poolish.

Para el Poolish de cerveza o fermento previo o masa madre:
  • 78 gramos de cerveza tibia
  • 78 gramos de harina de fuerza
  • 3 gramos de levadura de panadería


Solamente hay que mezclarlo bien, puede ser con una cuchara de madera y taparlo, dejarlo reposar toda la noche en la nevera y al día siguiente (observaremos que la masa creció el doble de su tamaño y tiene burbujas).


A la mañana siguiente hacemos el pan.  En un cuenco grande (pues a masa fermentará) ponemos todo el Poolish  y el resto de los ingredientes. Mezclamos bien.




  • 250 gramos de harina blanca de fuerza
  • 250 gramos de harina de centeno ( o integral de centeno)
  • otros 3 gramos de levadura
  • unos 9 gramos de sal fina
  • 300 gramos de agua templada





Echamos sobre el poolish el resto de los ingredientes salvo la sal.

El agua un poco templada y formamos una masa. La pasamos a la superficie de amasado e incorporamos aire al estilo Bertinet (Pinchar en Bertinet para ver el vídeo).

A los 10 minutos del amasado incorporamos la sal y seguimos amasando un poco más. La consistencia ha de ser densa y ligeramente pegajosa, pero que no se nos quede pegado a las manos. ( Yo tuve que añadir harina sobre la mesa de amasado varias veces para poder manejar la masa).
De nuevo, ponemos la masa en el cuenco y dejamos reposar 1 hora tapada en un lugar cálido, sin corrientes ( no en la nevera) con un trapo de algodón limpio.
Después desgasificamos la masa ligeramente y la dejamos reposar tapada 1 hora más, en un lugar cálido.

Damos forma a la masa, yo hice una barra ancha y grande y utilicé toda la masa, ya que he dividido las cantidades a la mitad con respecto a la receta de La Cuinera o Webos fritos.

Dejamos reposar la masa tapada, en un lugar templado, unas 2 horas hasta que doble su tamaño.

Precalentamos el horno a 250º C, con una bandeja de agua en la parte baja, para favorecer un ambiente de humedad que ayude a la formación de corteza. Al meter el pan quitamos esa bandeja de agua.

Horneamos 10 minutos a esos 250ºC, después bajamos la temperatura a 210ºC y lo acabamos de cocer (unos 20 o 25 minutos) hasta que le demos un golpecito y suene a hueco. (También podemos observar que se separa fácilmente de la bandeja de cocción.)
Dejamos enfriar ... y ya tenemos un delicioso pan para múltiples usos.

¡Animaros a hacerlo! No voy a decir que sea fácil, pero el orgullo de hacerlo compensa. Además, ahora que llega el frío, es un momento ideal para disfrutar en casa de esta elaboración en la que pueden participar hasta los más pequeños.


Aspectos a tener en cuenta a la hora de hacer pan. Edito la receta aportando esta información que nos puede ayudar.





sábado, 2 de noviembre de 2013

Carrillera con vino Barrantes

Por fin, he conseguido una salsa con mucho color y sabor: salsa para carrilleras con vino de Barrantes. Este vino se da un un lugar de Galicia llamado Barrantes (Rivadumia). Tiene un color muy intenso que tiñe todo lo que toca. Aquí podéis apreciarlo. Ya sabéis, la personalidad marcada está en la diferencia.




En esta foto podéis  apreciar la uva ya madura. 


Finalmente, el espectacular color de este vino.






Lo que necesitamos
Para la salsa de la carne
  • 1 carrillera de ternera (300g)
  • 1 cebolla mediana
  • unas 8 de bolas de pimienta
  • un trozo como un dado de jengibre fresco
  • 1 vaso de vino de Barrantes
  • sal 
  • aceite de oliva


Para la guarnición hice lo mismo que en  Patata con corazón de castaña, pero con algunas variantes. Esta vez la castaña la teñí con Barrantes en algún caso y en otros añadí a la castaña líquido de pimiento asado. En ambos casos ha de llevar algo de aceite. El puré algo de leche o mantequilla, según gustos.
Rebozamos en huevo batido, pan rallado y freímos en abundante aceite a temperatura media para evitar que se queme el pan rallado. 

En esta foto podéis apreciar parte del proceso de la guarnición.



Forma de hacer la carne

En una cazuela echamos aceite y calentamos bien, añadimos un diente de ajo con su piel para comprobar el punto de temperatura adecuado. Sellamos la carne por ambos lados para conservar su jugo dentro. Añadimos la cebolla troceada, la pimienta, la sal, el jengibre  dejamos que se dore todo un poco y finalmente añadimos el vino y dejamos cocer a fuego mínimo hasta que la carne esté tierna.
Trituramos la salsa, partimos la carne en lonchas gruesas y listo para comer.


Esta receta es ideal para un día de lluvia como el de hoy, que invita a estar en casa.



viernes, 1 de noviembre de 2013

Crema de calabaza Jack be little

Las calabazas nos dan mucho juego. Hoy la gente las utiliza como fiesta, jugando con el miedo. Pero también son una fuente magnífica de alimento. Hace unos días os mostré dos calabazas y hoy le ha tocado su fin a la pequeña Jack be little  convertida en crema. Esta crema lleva un ingrediente nuevo, la naranja cuya idea es de Unodedos. Yo habitualmente el toque ácido se lo doy con tomate. Pero veo, efectivamente, que la naranja le va muy bien.







Lo que necesitamos

  • 1 calabaza Jack be little
  • 1/2 zanahoria
  • 1/2 puerro, su parte blanca
  • 1/2 naranja pelada y cortada en trozos
  • un poco de aceite de oliva
  • pimienta
  • sal


Forma de hacerlo
Cortar la calabaza por la parte superior. Vaciar sus pepitas y las fibras que las unen.
Salarla ligeramente, añadir una cucharada de agua e introducirla en el horno, una media hora, hasta que la carne esté blanda y se desprenda fácilmente de las paredes. La finalidad de asarla es no deteriorar el exterior al sacar la carne ya que vamos a utilizar su parte dura como recipiente.
Por otra parte, ponemos a cocer en agua (cubriendo ligeramente las verduras) en una cazuela, la zanahoria, el puerro, la naranja con sal, aceite y pimienta. Cuando estén tiernas añadimos la carne de calabaza asada, trituramos con una batidora y rectificamos el sabor. Yo he añadido algo de caldo de carne.
Finalmente servimos adornando la crema con pipas de calabaza tostadas (corresponden a las pipas de potimarrón que son más grandes) y un chorrito de aceite de oliva. Os voy a poner un enlace para ver de qué dos calabazas os hablo.

Os deseo un feliz día de Todos los Santos riéndoos  del miedo.

sábado, 26 de octubre de 2013

Patata con corazón de castaña

Después de un pequeño paseo encontré estas castañas; quería cocinarlas de un modo diferente a la típica castaña asada que, por cierto es mi favorita, así llegué a esta transformación de la castaña. ¿Os animáis a probarlas?










Lo que necesitamos 
  • 1 patata grande
  • un puñado de castañas (unos 200 gramos)
  • Salsa de carne ( resto de carne guisada: carne, aceite, pimienta, cebolla, pimiento rojo, sal, vino blanco)
  • leche
  • sal
  • aceite
  • huevo
  • pan rallado


Forma de hacerlo
La patata
Cocemos la patata pelada con sal y agua. Retiramos y machacamos con un tenedor. Ha de quedar espesa. Yo le añadí leche entera ya que estaba demasiado espesa. Así, quedó perfectamente manejable y jugosa.
La castaña
Cocemos en agua con sal en olla rápida, media hora, hasta que estén blandas. Después quitamos la piel ( un trabajo muy engorroso).
Machacamos con un tenedor y añadimos la salsa de carne.( Esta salsa la tenía reservada en nevera de una carne guisada. Tengo la costumbre de reservar o congelar salsas sobrantes o caldos para posteriores utilizaciones).
Patata con corazón de castaña
Hacemos una bolita de castaña con la mano, tamaño avellana grande.
Hacemos bola grande tamaño nuez grande y la abrimos con la mano formando un cuenco.
Introducimos la castaña y cerramos cuidadosamente.
Rebozamos en huevo batido y después en pan rallado. 
Freímos en abundante aceite, con el  fuego vivo, hasta que estén doradas.
Algunas consideraciones
Es un plato que sirve para acompañar una carne, como cerdo, pato...
Esta elaboración da bastante trabajo, aún así os la recomiendo. El resultado merece la pena.



lunes, 21 de octubre de 2013

Magdalenas con arándanos

LLevo un tiempo pensando en recolectar arándanos, pero... desconozco el arbusto...por lo que en cuanto los vi en un supermercado, ni lo dudé, tenía que probar esa receta que veo en muchos blogs con una pinta estupenda.
Aquí están mis arándanos dentro de unas deliciosas magdalenas para tomar con un café.




Lo que necesitamos (para diez magdalenas)



  • 160 gramos de harina integral
  • 75 gramos de azúcar
  • 1 huevo L
  • 1 cucharada de postre de levadura
  • 1/2 cucharada de café de bicarbonato
  • unos 70 arándanos frescos
  • 50 gramos de aceite de girasol
  • una pizca de sal



Forma de hacerlo
Precalentamos el horno a 180ºC. 
Mezclamos harina con levadura, bicarbonato y sal. Lo tamizamos para evitar grumos. Reservamos.
Batimos el huevo con el azúcar, yo lo hice con robot de varillas, hasta que quede un aspecto cremoso. Añadimos el aceite y batimos de nuevo. A continuación echamos la harina poco a poco batiendo hasta integrarla totalmente.
Preparamos los moldes de magdalena y llenamos hasta 3/4 partes. Introducimos los arándanos en la masa, unos siete por magdalena (podrían ser más).
Hoy, mi ayudante, ha querido ponerles un trocito de chocolate y ¡cómo no! la cocina es más divertida cuando es participativa, por lo tanto también llevan chocolate.

Las metemos al horno en la bandeja en posición mediana unos 20 minutos. Después doramos un poco por arriba cambiando la fuente de calor.

Listas para tomar el café. Espero que os gusten.

Algunas consideraciones
El arándano les aporta un sabor ácido que, personalmente, me agrada.
Rectifico, si el arándano está bien maduro lo que aporta es jugo y ligereza a la magdalena. Si se introducen más arándanos en dos capas, aún resultan más ricas.

Nota: se pueden añadir dos cucharadas de leche cuando echamos los ingredientes líquidos para las personas que les gusten aún más jugosas.
Nota: la harina de fuerza hace suban más. Si no tenemos arándanos, una cucharada de postre de mermelada de arándanos, puede suplirlos muy bien.

domingo, 20 de octubre de 2013

Mejillones con salsa picante

¿Conocéis el dicho popular que dice que los meses que contienen una "r" en su nombre son los apropiados para comer marisco? Pues hemos de tenerlo en cuenta para degustar estos platos salidos del mar.
Por lo que a mí respecta, lo considero a pies juntillas  por lo que  ya es momento de comenzar , por ejemplo, con los mejillones, uno de mis favoritos.




Lo que necesitamos

  • 1 kg de mejillones con su cáscara limpia
  • aceite de oliva (dos o tres cuharadas)
  • un diente de ajo
  • una guindilla
  • una cucharada rasa se harina
  • una cuchara de postre de pimentón picante de buena calidad o dulce si la guindilla es muy picante
  • caldo de cocer los mejillones


Forma de hacerlo
Limpiamos la cáscara de los mejillones, los lavamos con agua fría y colocamos en una cazuela con medio vaso de agua de agua fría. Tapamos y dejamos hervir a fuego mediano. En unos minutos observamos que  sale espuma por el borde de la cazuela ¡atención, nos manchará la cocina! debemos quitar la tapa o dejarla un  poco abierta. Estarán hechos cuando estén todas las cáscaras abiertas. Tal vez cinco minutos. Reservamos.

La salsa
Echamos aceite de oliva en una sartén, sofreímos el ajo y la guindilla, sin que se quemen,  a temperatura moderada. A continuación sofreímos la harina, dándole vueltas con una cuchara de madera, para evitar que se pegue. Después añadimos el pimentón, dándole vueltas igualmente y por último el agua de cocer los mejillones, por supuesto sin dejar de revolver. La cantidad de agua variará , debemos observar que quede una salsa  ligeramente espesa que comeremos cogiéndola con la propia cáscara del mejillón.

Separamos media cáscara de mejillón desechándola y reservamos la otra mitad con el mejillón, que servirá de  "cuchara para coger salsa con el mejillón". 

Algunas consideraciones
En Galicia, es muy habitual comer los mejillones rociándolos con zumo de limón y también están muy ricos. Esta manera resulta mucho más sana ya que contiene menos calorías.



¡Espero que os guste!

domingo, 13 de octubre de 2013

Magdalenas de calabaza y chocolate

Es tiempo de calabazas y me había sobrado un poco de calabaza "potimarron" asada. Aproveché toda su carne y  basándome en Todos a comer he elaborado esta receta de reciclaje estupenda.



Con estas cantidades has salido unas doce magdalenas.



En esta foto podéis observar dos calabazas de un mercado francés, es posible que aquí, en España, no se encuentren con facilidad. El "potimarron"  en francés o potimarrón es español es la materia prima para estas magdalenas.




Lo que necesitamos para doce magdalenas


  • 160 g de harina
  • 75  g de azúcar
  • 1 huevo 
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 100 gramos de calabaza asada al horno
  • 50 g de aceite de girasol
  • chocolate en trozos gruesos
  • 1 cucharadita de canela 
  • 1/2 cucharadita de jengibre en polvo


Forma de hacerlo

Precalentar el horno a 180º C.
Mezclamos el azúcar con la calabaza hasta formar una mezcla homogénea. Reservamos.
Tamizamos la harina con la levadura, la canela, el jengibre y la pizca de sal. Reservamos.
Batimos bien el huevo con una batidora de varillas, añadimos el azúcar mezclado con la calabaza batiendo hasta integrarlo completamente, incorporar el aceite y batir, por último añadir poco a poco la harina con las especias integrar hasta obtener una masa homogénea. Queda espesa.
Vertemos  en los moldes  de papel ayudándonos  con una cuchara sopera llenándolos unas 2/3 partes, ahora colocamos los trozos de chocolate introduciéndolos un poco en la masa.

Horneamos 30 minutos a 180º C con la bandeja del horno en posición mediana y fuego por abajo.


Algunas consideraciones

Como veis os muestro una foto de calabazas, para indicaros cuál es la calabaza potimarrón. Gastronomiaycia nos da una información más  detallada  sobre ella.

Tengo que repetir la receta ¡ya se acabaron!

lunes, 7 de octubre de 2013

Compota de manzana

Después de unos días de viaje "alimentando curiosidades" vuelvo a trasmitiros algunas de mis recetas. Esta receta está hecha con unas manzanas  que me dieron en Francia (no puedo deciros el nombre). Las manzanas que gentilmente me ha regalado de su jardín, Madame Colette, dueña de "un gîte" (casita de campo) en Caen, maravillosamente decorada.
Detalle que yo le agradezco mucho pues me ha permitido elaborar esta receta singular y diferente a la que hago con las manzanas de España. (Merci beaucoup, Mm Colette).

Es un postre muy sencillo que nos permite aprovechar manzanas con una presencia no tan bonita, pero que resulta muy rica.







Lo que necesitamos


  • 1,5 kg de manzanas, limpias de piel y pepitas
  • medio vaso de agua
  • un palo de canela
  • 4 cucharadas de azúcar  (o las que vosotros consideréis según lo dulce que os apetezca)


Forma de hacerlo

Ponemos las manzanas troceadas en una cazuela con el agua y el palo de canela. Dejamos cocer a fuego mediano hasta que las manzanas estén blandas. La cocción es muy rápida, 10  minutos aproximadamente.
Añadimos el azúcar y dejamos cocer un poco más hasta que se integre. Comprobamos si tiene el dulce deseado y ya está.¡Es así de fácil! ¡Intentadlo!

Algunas consideraciones

Se puede tomar templado o frío después de un tiempo en el frigorífico. Al día siguiente está igual de rico.



lunes, 16 de septiembre de 2013

Quiche de morcilla de Burgos y pimientos de Padrón

Siguiendo a Pasen y Degusten, me he encontrado con esta receta que ha llamado mi atención. Ya sabéis que me gusta la morcilla de Burgos  y ¡cómo no! los pimientos riquísimos de Padrón,  por lo que en cuanto tuve un poco de tiempo libre... tenía que intentar esta quiche tan especial. Por supuesto con algunos cambios, adaptada a los gustos "antimantequilla" de mi casa ... y ha sido todo un éxito.





Lo que necesitamos (para un recipiente de 15 x 20 x 4 cm)

Para la masa

  • 100 g de harina integral
  • una pizca de sal
  • unos 35 ml de agua ( hay que observar la consistencia del amasado)
  • 25 g de margarina o de aceite de oliva


Para el interior

  • 2 huevos
  • 100 ml de nata o leche
  • 1 cebolla
  • 1/2 morcilla de Burgos
  • un buen puñado de pimientos de Padrón
  • pimienta 
  • nuez moscada


Forma de hacerlo
La masa
Se pone la harina en un bol y se echa la sal, la margarina fría y el agua fría. Se amasa con la mano hasta conseguir una textura homogénea ( no es necesario amasar mucho), se hace una bola y se coloca tapada con plástico de cocina en la nevera una media hora o más (para que se relaje la masa).
Pasado este tiempo, echamos harina sobre una superficie limpia y lisa. Extendemos la masa con un rodillo hasta tener unos 3 mm más o menos.
Se coloca sobre una fuente baja de horno, se pincha su base con un tenedor ( para que no suba) y se cuece a 180º C o unos 15 minutos ( ya la tuve 20 minutos). Reservamos.




Para el interior

Se sofríe en sartén con muy poca aceite de oliva la cebolla cortada finamente, hasta que esté un poco dorada. Reservamos.
Una vez retirada la cebolla de la sartén sofreímos la morcilla, sin piel y cortada en dados. Retiramos y reservamos.
Igualmente, freímos los pimientos de Padrón. Reservamos.
Batimos los dos huevos y le añadimos la leche o nata. Mezclamos bien y añadimos pimienta molida y nuez moscada. A continuación mezclamos con esta crema la cebolla, la morcilla frías y lo vertemos en el interior de nuestra base de masa quebrada previamente cocinada. Por último, colocamos los pimientos fritos y  al horno a 200º C unos 30 minutos (recordad que hay que pinchar el contenido y hasta que no salga ese pincho limpio no está hecha). A mí me llevó 40 minutos.




Lista para comer, en caliente o en frío... o para llevar de campo...
Solo puedo decir una cosa !probadla!